Madrid

La presidenta Esperanza Aguirre afirmó ayer que su reunión de mañana con el nuevo ministro de Fomento, José Blanco «es una muestra de buena voluntad» y confió en que sea «una nueva era, una nueva etapa positiva para los madrileños». Este encuentro será el primero en año y medio al que asista Aguirre en Fomento tras el último con la ex ministra Magdalena Alvarez, con quien nunca llegó a acuerdos sobre inversiones y con quien mantuvo una tormentosa relación. Blanco abordará con Aguirre las necesidades de infraestructuras de esta región, y será la primera entrevista oficial que mantendrá el nuevo ministro de Fomento con un presidente autonómico desde que tomó posesión hace una semana y al que asistió como invitada la mandataria madrileña.