Madrid

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, reclamó ayer a la banca que la fortaleza que ha mostrado ante la crisis la utilice con «rigor» y «prontitud» para ayudar a «superar las dificultades de familias, autónomos y pequeñas y medianas empresas» con la concesión de crédito.

Tras recibir de Pedro Solbes la cartera de Economía, Salgado se comprometió hacer «todos los esfuerzos» para «retomar cuanto antes la senda del crecimiento». Salgado admitió que llega al ministerio en un momento «especialmente difícil», aseguró que el paro tendrá su «más inmediata atención» y se comprometió a dar un impulso al diálogo social, para lo que anunció que la próxima semana se reunirá con patronal y sindicatos.

La primera mujer que asume el ministerio de Economía dijo que tras el paro están personas y familias que sufren sus consecuencias, y añadió que este problema tiene «mucho que ver» con el actual modelo económico, que el Gobierno va a cambiar, informa la agencia Efe. Salgado subrayó que es urgente impulsar las reformas necesarias para frenar la sangría del paro. «No esperaremos a que la economía se recupere», dijo. La ministra pidió la colaboración de los agentes sociales, los partidos y las demás administraciones para afrontar estos momentos «especialmente difíciles», porque el Gobierno «no puede hacerlo solo». Arropada por la vicepresidenta primera y por los ministros de Trabajo, Industria, Exteriores, Ciencia, Vivienda, Medio Rural e Igualdad, Salgado tuvo palabras de gratitud para su «buen amigo» Pedro Solbes, al que despidió visiblemente emocionada. Por la tarde se reunió con el equipo de su predecesor.

Tras el primer consejo de ministros del nuevo equipo, De la Vega rechazó que Solbes haya sufrido limitaciones del Gobierno a la hora de trabajar, como dijo el ministro saliente, y las achacó a la crisis. El presidente Zapatero y su flamante Gobierno se quedan sin vacaciones. De la Vega aseguró que los nuevos ministros están ya a «pleno rendimiento» y que el empleo será la piedra angular de la política económica. «Vamos a trabajar estos cuatro días para aprovechar el tiempo en el que no hay la presión del despacho para planificar un poquito», dijo.

El jefe del ejecutivo y sus ministros comparecerán en el Congreso para «explicar sus planes». De la Vega señaló que el nombramiento de Salgado no supondrá un «cambio de línea» en la lucha contra la crisis, sino que se producirá un «cambio de ritmo» y que el objetivo es un nuevo modelo de crecimiento basado en la innovación y el conocimiento. La vicepresidenta negó que el mayor peso político del gobierno impida el diálogo con el PP. The Economist destacó que con Salgado, Zapatero busca tomar el control de la política económica.

Solbes: «Me voy satisfecho dadas las limitaciones con las que he trabajado»

En medio de un gran aplauso, el ex vicepresidente Pedro Solbes afirmó emocionado que pone fin a más de 40 años de vida pública y que lo hace con «sentimientos encontrados», aunque dijo irse «razonablemente satisfecho de lo conseguido dadas las limitaciones con las que hemos tenido que trabajar durante este periodo». Solbes dijo que ha intentado hacer lo que le parecía «correcto», pensando no sólo en resolver problemas inmediatos sino también en las «generaciones futuras». A continuación expresó su pesar por los errores que «seguro» se han cometido en su Departamento y por los que no han podido solucionar.

Destacó que con su marcha se abre una nueva etapa en el Ministerio , porque por primera vez habrá una mujer al frente, y alabó las cualidades de Salgado, que permitirán que «a pesar del incierto presente se dé paso a un futuro prometedor». Solbes, que seguirá como diputado, se va de vacaciones a la India con su familia.