Madrid

El nuevo ministro de Fomento, José Blanco, anunció ayer en su discurso de toma de posesión que la dotación en las infraestructuras «se orientará a la mejora de la productividad de nuestra economía». El también "número dos" del PSOE concretó la importancia del plan estratégico de infraestructuras y transportes (PEIT), que va a ser, dijo, «la hoja de ruta de mi gestión». Gracias a él, «vamos a pasar de una España radial a una España de red».

El nuevo ministro destacó que su prioridad será «combatir los efectos de la crisis, ayudar a quienes más la padecen y anticipar en todo lo posible la recuperación, además de preparar y adecuar las estructuras del país para alcanzar el futuro con garantías y sin desventajas». Para Blanco, ese planteamiento supone «poner en pie» un nuevo modelo de crecimiento, de producción y de organización del trabajo, es decir, reparar y reconstruir a la vez».

Blanco tuvo un recuerdo afectuoso para su padre, «que fue trabajador de esta casa»; Indalecio Prieto, «el primer socialista que dirigió este Ministerio», y la ministra saliente, Magdalena Alvarez, «la primera mujer ministra de Fomento después de 83 hombres».

Sobre Alvarez, el nuevo titular de Fomento destacó la labor que ha desarrollado al frente del Ministerio y calificó su actuación de «extraordinaria», porque ella y su equipo dejan como herencia el mayor esfuerzo de inversión pública en infraestructuras de la historia de España.

Blanco mostró su agradecimiento a José Luis Rodríguez Zapatero por su nombramiento, ya que, tras haberle honrado durante «estos años con su confianza política y amistad personal», ahora «me ha permitido tener el inmenso honor y la responsabilidad de formar parte del Gobierno de mi país». Por su parte, Alvarez se despidió del cargo alabando la labor de su equipo, visiblemente emocionada, y recordó a Blanco que tiene una tarea dura por delante, porque «hemos hecho muchas cosas, pero quedan muchas por hacer». No obstante, la ya ex ministra se aferró a una frase del escritor ruso Maxim Gorki para resumir un poco su labor durante los cinco años que ha estado al frente de Fomento: «Todo pasará, pero lo hecho, hecho queda».

Blanco invitó a su toma de posesión a Esperanza Aguirre, enemiga de Magdalena Alvarez

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, fue invitada por José Blanco a su toma de posesión como ministro de Fomento, que fue, también, la despedida del cargo de Magdalena Alvarez. La presencia de Aguirre (a la derecha) sorprendió a los asistentes, dada la aversión que ella y Alvarez se profesan. La madrileña llegó a decir que le gustaría ver a la andaluza «colgada de la catenaria».