Nadie conoce mejor a un gallego que otro gallego. Así que nada como preguntar en el concejo orensano de Castrelo do Val sobre Elena Salgado, sucesora de Pedro Solbes. «Es la más lista de una familia de listos», dicen los parientes de la nueva vicepresidenta económica - será la primera mujer que tendrá las llaves de la caja del dinero público- nacida hace 59 años en esta localidad gallega .

A esta inteligencia de cuna hay que añadir las cualidades que resaltan desde su círculo de colaboradores: gran gestora, trabajadora incansable y perfeccionista. Dicen que su timidez le lleva a ser extremadamente seria en sus comparecencias, pero que una vez que se cierran las puertas esta timidez se transmuta en una amplia capacidad de análisis que le hace funcionar a golpe de decisiones firmes basadas en rigurosidad de técnica.

Todo un conjunto de rasgos que ha ido puliendo a lo largo de su amplia carrera política. Ingeniera industrial y licenciada en Economía, entró en la administración de la mano de Felipe González tras la victoria socialista de 1982. Desde el principio ocupó cargos con "miga". Fue responsable de las "pymes" en Industria (1982-84) y secretaria general de Comunicaciones en Obras Públicas (1991-96). Pero lo que le dio sus primeros minutos de gloria fue su paso por el ministerio de Economía y Hacienda (1985-1991), donde desde una dirección general lideró los esfuerzos para reformar el sistema de pensiones. Antes de que el PSOE fuese desalojado por Aznar pudo cumplir un sueño ligado a su afición a la ópera, lo que no le impide declararse seguidora de Bruce Springsteen y practicante de yoga. Durante unos meses dirigió la Fundación Teatro Lírico. Tras la victoria del PP en 1996 se negó a dimitir. Así que los populares suprimieron el cargo y se tuvo que ir al sector privado.

Zapatero puso fin a esta etapa cuando la nombró ministra de Sanidad en su llegada a La Moncloa. Salgado trató de hacer partícipes a todos los españoles de su adicción a la buena salud (pasea por el Retiro y ha ascendido el Kilimanjaro) con la aplicación de la ley anti-tabaco. Unificó las tallas, desarrolló la investigación genética con usos terapéuticos y se peleó con Burger King por sus hamburguesas gigantes. Su proyecto de ley contra el alcoholismo se quedó en el camino cuando el sector del vino se levantó en armas, uno de sus más sonoros fracasos. Otro fue su fallido intento de ser presidenta de la OMS. De Sanidad pasó a Administraciones Públicas, su penúltimo destino, donde gestionó los 8.000 millones de fondos locales anti crisis. Zapatero la premia ahora con una dura negociación de la reforma de la financiación autonómica, de la que Salgado es partidaria de abordarla junto a la local, y de asumir el aumento del déficit público, a lo que se negó su antecesor, para tratar de atajar la crisis.

Ingeniera y Economista

-Elena Salgado nació en Ourense el 12 de mayo de 1949. Separada y madre de una hija. Ingeniera Industrial especializada en Técnicas Energéticas y Organización Industrial. Licenciada en Ciencias Económicas. Máster en Métodos Cuantitativos de Gestión. Domina varios idiomas.

-Formó parte de los Gobiernos de Felipe González entre 1982 y 1996, ocupando cargos en los ministerios de Industria, Economía y Obras Públicas. Tras la derrota socialista en 1996 trabajó en empresas privadas de telecomunicaciones, como Lenci Consulting, Vallehermoso Telecom, 11811 y Albertis.

-Volvió al gobierno tras el triunfo electoral de Zapatero como ministra de Sanidad y Consumo. En julio de 2007 fue nombrada ministra de Administraciones Públicas.