Madrid, El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, «está dejando de controlar el PSOE». En esta clave leyó ayer la portavoz del Grupo del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, las «filtraciones» sobre la inminente remodelación del Gobierno.

Sáenz de Santamaría añadió que «nunca se había visto» en España que a un presidente del Gobierno «le filtren y le revienten una crisis» en el Ejecutivo, que, a su juicio, sería, precisamente por las informaciones difundidas, «la peor gestionada de la historia».

Afirmó, asimismo, que si Zapatero es «el presidente que debe sacar» a España de la adversa situación económica que vive cuando «no es capaz de hacer en condiciones» una remodelación en su equipo de Gobierno, «es que es incapaz de gestionar cualquier cosa de importancia máxima, mínima o absolutamente relativa». Sáenz de Santamaría, además, opinó que si dirigentes socialistas como José Blanco o Manuel Chaves pueden formar parte del nuevo Gobierno, es que el PSOE «hace aguas» y que no ofrece «ni proyecto ni ideas». «Más que un cambio de Gobierno parece ese juego de los chavales de cambiar de sillas mientras la música suena», añadió.

El «problema», en palabras de Sáenz de Santamaría, es el propio Zapatero. «Cuando la cabeza -del Ejecutivo- no funciona, da igual a quién ponga en el Gobierno; sencillamente esto no tiene salida».

En el mismo sentido se pronunció el líder del PP, Mariano Rajoy. «Es necesario algún cambio en la tripulación y en los mandos intermedios, pero el verdadero problema es el capitán. Zapatero no fija un rumbo, no tiene claro dónde va, cuáles son sus objetivos».

Por su parte, el líder del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, consideró que será «una excelente noticia para Galicia» si se confirma «que hay un cambio en el Ministerio de Fomento». «Será una excelente noticia que doña Magdalena Alvarez se vaya», subrayó. En cambio, el presidente de CiU, Artur Mas, dijo que, si se confirma que Blanco, Salgado y Chaves pueden dirigir ministerios clave, «no serían buenas noticias para Cataluña», y alertó de que estos cambios supondrían el «enésimo retraso» en la reforma de la financiación autonómica. El secretario general de ERC, Joan Ridao, vinculó la remodelación con la necesidad de «dar oxígeno a un gobierno agónico», ante «una situación de crisis que no ha tocado fondo».