Madrid, La puesta en libertad de Astrit Bushi, el presunto líder de la banda que asaltó la casa del empresario teatral José Luis Moreno, ha desatado un cruce de acusaciones entre el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y las Fuerzas de Seguridad, que se culpan mutuamente del error que posibilitó lo sucedido. El Tribunal Superior de Madrid fue el primero en cerrar su investigación sobre el suceso -también la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil y el Consejo General del Poder Judicial han abierto diligencias para esclarecer los hechos- al descartar «cualquier responsabilidad disciplinaria» del juez de Alcobendas (Madrid) que el pasado 31 de marzo tomó declaración a Bushi. Además, ayer se supo que un segundo miembro de la banda fue excarcelado por error el pasado 18 de marzo, aunque fue detenido pocos días después e ingresado de nuevo en el centro penitenciario. Uno de los funcionarios ejecutó el mandamiento sin advertir que Deda estaba en prisión provisional por varias causas más.