Madrid / Nairobi, España asumió ayer el mando para los próximos cuatro meses de la fuerza aeronaval que participa en la operación "Atalanta" de la UE para luchar contra la piratería en las aguas de Somalia y del Golfo de Adén.

El capitán de navío Juan Manuel Garat Caramé relevó al comodoro griego Antonios Papaioannou en una ceremonia celebrada en el puerto de Yibuti a bordo de la fragata "Numancia", desde la que se dirigirá la operación, informó en un comunicado el Ministerio de Defensa.

España participa actualmente con 323 militares embarcados en la fragata "Numancia", que releva a la "Victoria", y en el petrolero "Marqués de la Ensenada". A los dos buques se une el avión de patrulla marítima P-3 Orión, para vigilar la flota pesquera y el tránsito de mercantes de posibles ataques piratas.

La operación "Atalanta", la primera misión naval de la UE, se puso en marcha el pasado mes de diciembre bajo amparo de la ONU ante la falta de capacidad del Gobierno de Somalia para interceptar a los piratas y asegurar las rutas marítimas internacionales.

La oleada de ataques piratas se encuentra lejos de remitir. En apenas 24 horas cinco han sido los buques secuestrados. Piratas somalíes secuestraron ayer un buque británico operado por una compañía italiana, tras haberse apoderado durante el fin de semana de otros tres barcos, según informaron fuentes del Programa de Asistencia a Marinos del Este de Africa, que precisaron que también fue secuestrado un pesquero taiwanés.