Vitoria

El PSE-EE y el PP firmaron ayer el acuerdo de bases que permitirá que el socialista Patxi López sea elegido lendakari y que la popular Arantza Quiroga presida el Parlamento Vasco, un pacto que, según ambos partidos, «abrirá una nueva etapa para unir a la sociedad». La investidura se celebrará la última semana de abril y la primera de mayo.

El documento incluye acuerdos sobre política antiterrorista, medidas contra la crisis, desarrollo del autogobierno, educación, sanidad, vivienda, política lingüística y EiTB.

Tras la rúbrica, comparecieron por separado el socialista Rodolfo Ares y el popular Iñaki Oyarzábal para valorar el acuerdo, que servirá, para ambos, para dotar de estabilidad al Gobierno que presidirá López y para «abrir una nueva etapa», dirigida a «unir a la sociedad».

Ares respondió a la portavoz del Gobierno Vasco en funciones, Miren Azkarate, quien el martes opinó que el acuerdo era «frentista». Ares dijo que el «frentismo está solo en la cabeza de los que lo han practicado en el pasado» y pidió a Azkarate que «se serene». En cuanto al hecho de que la futura presidenta de la Cámara, Arantza Quiroga, no domine el euskera, Ares señaló que «valoraremos su comportamiento según las decisiones que tome como presidenta». Antes, Azkarate había lamentado que, por primera vez, la presidenta de la Cámara no será bilingüe.

De otro lado, el PNV se pronunció en contra de la huelga general convocada por la sindicatos nacionalistas para el próximo 21 de mayo. «Euskadi no está para huelgas», dijo su dirigente Andoni Ortuzar.

Ortuzar afirmó que, con la convocatoria de paro parece que la «irresponsabilidad política» con la constitución del Parlamento y del futuro Gobierno vasco, «se está contagiando a otros agentes sociales».