Madrid / Gijón.- La policía francesa detuvo ayer en Hendaya a la etarra Ainhoa Adin Jauregi, de 38 años, terrorista del "comando Ibarla" que en 1996 colocó sendas bombas, que hicieron explosión, en las fachadas del entonces aún no estrenado nuevo Palacio de Justicia de Gijón y de la farmacia que los hijos de la alcaldesa de Gijón y antigua secretaria de Estado de Asuntos Penitenciarios, Paz Fernández Felgueroso, tienen en la ciudad.

En la misma localidad francesa fueron detenidos el año pasado los otros integrantes del mismo comando: Marcos Sagarzazu Oyarzabal, Ignacio Telletxea Goñi y Francisco Javier Irastorza Dorronsoro, a quienes también se les atribuye la colocación de las dos bombas de Gijón. Entre 1994 y 1997, el "comando Ibarla" cometió numerosos atentados con el resultado de tres muertes.

En 2001 Adín era una de las máximas responsables del "aparato militar" de ETA, encargada de abastecer de material a los comandos que cruzaban la frontera para atentar en España. Ahora ha sido detenida por orden de la juez Laurence Le Vert, a raíz de la aparición de una foto suya en una operación contra el aparato de falsificación de banda en Limoges. Adín fue arrestada a las seis de la mañana de ayer en su casa de Hendaya, donde vivía sin ocultarse. Entre los asesinatos que se atribuyen al "comando Ibarla" figuran los del policía Eduardo López Moreno (abril de 1995 en Navarra); de Josefina Corresa Huerta (diciembre del mismo año en Valencia) y del del ertzaina Ramón Doral (en marzo de 1996 en Irún.

A este comando se le imputan también la colocación de bombas en recintos aduaneros de Navarra y Guipúzcoa, que hirieron a tres franceses en 1995, y la explosión de un coche bomba en San Sebastián contra la empresa "BodegasSavin" en 1997, por negarse a pagar la extorsión. Este grupo también es autor de la explosión de artefactos en la urbanización Jaizkibel, de Fuenterrabia (Guipúzcoa), en 1997, así como de atentar con bombas contra intereses turísticos en Denia, Altet y Oliva (Alicante), en el verano de 1995, una Comisaría de la Ertzainzta, en Vitoria, cuarteles de la Guardia Civil en Guipúzcoa y Navarra y los Juzgados de San Sebastián, Vitoria, y Pamplona.

En 2001, la Policía sospechaba que Adin Jauregi era una de las responsables del "aparato militar" de ETA, encargada de proveer de material a los "comandos" que pasan a España. Sin embargo, ahora se investiga si desarrollaba un papel activo en el organigrama de la banda.

Por otra parte, la justicia francesa ordenó ayer la puesta en libertad bajo control judicial del etarra Eneko Galarraga Godoy, cinco días en virtud de una euro-orden de la Audiencia Nacional. El fiscal pidió a la corte de apelación de Pau que exigiera a España más información porque en esa euro orden no se precisan los delitos imputados a este terrorista. El tribunal dará a conocer su decisión este viernes. Este tribunal aplazó hasta el 12 de febrero su decisión sobre la demanda de extradición contra la etarra María Jesús Arriaga, que hace siete años ya fue puesta en libertad al considerar que sus delitos habían prescrito.