Madrid .- Unanimidad en el PP a la hora de calificar la promesa electoral del PSOE de devolver 400 euros a todos los ciudadanos que tributan por el IRPF: una «práctica caciquil». Angel Acebes acusó al presidente de tener «una ocurrencia improvisada» que es, en el fondo, «una jugarreta». El número dos del PP por Madrid, Manuel Pizarro, consideró que la medida es un «regalito» y que es preferible que «no se quite previamente» ese dinero del bolsillo de los españoles.

Acebes resaltó la «absoluta falta de ideas» que ha demostrado el PSOE para «salir de la crisis». Por ello calificó de «ocurrencia improvisada» la promesa de Zapatero de devolver 400 euros, dado que, explicó, la propia Fernández de la Vega, alegaba que esta medida no puede llevarse a cabo en este momento. «La jugarreta consiste en que Zapatero te cobra 400 euros más y luego te los devuelve como si fuera un regalo suyo. Eso sí, a cambio de que le votes», ironizó Acebes, que consideró que lo «lógico y razonable» es que si el Estado no necesita ese dinero que no lo cobre, sino que baje los impuestos. A juicio del número dos del PP, la última promesa de los socialistas es un «manotazo para salir del charco económico al que han metido a la sociedad».

Además, Acebes señaló que las medidas fiscales del PP y del PSOE no tienen nada que ver, porque, según dijo, la propuesta de su partido es que los mileuristas no paguen impuestos y que los ingresos más altos paguen más, mientras que la del PSOE «va a devolver exactamente la misma cantidad al multimillonario que al mileurista». Por su parte, Eduardo Zaplana, consideró la promesa «una ocurrencia más y un ejemplo de caciquismo», un calificativo que utilizaron otros dirigentes como Aznar. Manuel Pizarro aseguró que los 400 euros son «un regalito» de Zapatero a los ciudadanos. Según el número dos por Madrid, es preferible que ese dinero «no se quite previamente» del bolsillo de los españoles, tras lo que señaló como mucho más efectiva la medida del PP de que las rentas inferiores a 16.000 euros no paguen IRPF.