Madrid.- Agentes de la Policía Nacional desarticularon ayer un grupo de apoyo a la banda terrorista encargado de cometer actos de kale borroka con la detención de ocho personas en las localidades vizcaínas de Markina y Ondarroa. Este grupo está acusado de los actos de violencia callejera cometidos en la comarca de Lea-Artibai. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se felicitó por la operación que demuestra que la violencia callejera «no le sale gratis a nadie».

Esta operación es la quinta que se lleva a cabo contra la kale borroka en los últimos seis meses y la segunda en Vizcaya desde el pasado mes de octubre, cuando en otra acción policial contra los cachorros de ETA se detuvo a siete personas.

Por otra parte, la Guardia Civil detuvo ayer en la denominada "operación Ditalco" a cinco personas acusadas de prestar apoyo a los GRAPO y que según el Ministerio del Interior formaban la "estructura legal" de la banda terrorista. Rubalcaba, aseguró en en Cádiz que los detenidos son todos "legales" (no fichados por la Policía).