Madrid.- El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, fue recibido ayer en pie, con aplausos y gritos de ánimo, en su primera comparecencia pública junto al líder del PP, Mariano Rajoy, y su encarnizada rival, la presidenta de la comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tras ser excluido por Rajoy de las listas electorales populares el pasado martes. La vibrante recepción al alcalde madrileño se produjo a su entrada en el plenario del Pabellón Norte de Ifema donde los populares clausuraron una Conferencia sobre educación.

Ruiz-Gallardón, en cuya exclusión jugaron un papel capital las presiones de Esperanza Aguirre -como ariete del sector del PP más vinculado al ex presidente Aznar-, llegó pasadas las once y media de la mañana a Ifema, donde le esperaba su "número dos", el vicealcalde Manuel Cobo. Junto a él, otras cincuenta personas, que le aplaudieron durante un largo rato y le dijeron frases como: «Animo, alcalde, estamos contigo y te queremos».

Rajoy y Aguirre habían llegado juntos minutos antes que el alcalde. Mientras el líder popular y la presidenta de la comunidad de Madrid se reunían a puerta cerrada con expertos educativos, Gallardón, que llegó el sábado por la noche de Moscú, adonde se desplazó en visita oficial, subió a la sala donde se reunía el plenario de la Conferencia. Allí fue de nuevo recibido, en pie y con aplausos, por dirigentes, militantes y simpatizantes populares.

Nada más terminar la reunión, Rajoy entró en el plenario, donde también fue recibido con aplausos y saludó con un apretón de manos a Ruiz-Gallardón. No así Aguirre, quien se dirigió directamente a su asiento, situado a la izquierda inmediata de Rajoy. Gallardón, también sentado en la primera fila, se encontraba sin embargo en un extremo, a cuatro asientos de Rajoy, de quien le separaban el secretario general del PP, Angel Acebes, y su mujer, así como el coordinador de la campaña electoral popular, Pío García Escudero.

Gallardón y Aguirre no se dirigieron la palabra ni una sola vez durante todo el tiempo que permanecieron en el acto. No obstante, la presidenta madrileña, que intervino en la conferencia comenzó su discurso saludando a todos los presentes, incluido el alcalde, al que llamó «querido Alberto». Al finalizar el parlamento de Aguirre, Gallardón optó por prodigarle escasos y tibios aplausos. Más aplaudió, sin embargo, a Rajoy, quien al finalizar su parlamento dedicó dos besos a Aguirre y un segundo apretón de manos a Ruiz-Gallardón. En el inicio de su discurso, el líder popular agradeció la presencia de los asistentes y resaltó que el agradecimiento era «a todos».