Braga / Madrid.- Castilla y León será la sede de la próxima Cumbre Hispano-Lusa que se celebrará a finales de este año o comienzos de 2009 y tratará sobre las energías renovables, según se acordó en la clausura del encuentro entre ambos países celebrado en la ciudad portuguesa de Braga, en cuyas conclusiones figura que la conexión por alta velocidad entre Aveiro y Salamanca está en marcha por parte de los dos ejecutivos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anticipó anoche, en el brindis de la cena entre las delegaciones españolas y portuguesas, que Castilla y León acogerá la próxima Cumbre Hispano-Lusa y, en la rueda de prensa entre ambos jefes del Gobierno, adelantó que se tratará de materializar un proyecto de modernización sobre las energías renovables y el cambio climático, que se instalaría, previsiblemente, en Badajoz.

En este sentido, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago Juárez, explicó a la agencia Ical que el Gobierno ha recogido la petición que realizó ayer el presidente Juan Vicente Herrera a los dos gobiernos. Así, fuentes próximas al presidente del Gobierno manifestaron que todavía no está decidido el lugar pero la próxima cita entre ambos gobiernos será en territorio castellano y leonés, si bien Zapatero ha pedido a la Junta que presente dos o tres opciones para la celebración de esta cumbre.

La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, por su parte, dijo que en lo relativo a la conexión por autovía entre Zamora y la frontera portuguesa (Eje del Duero) se ha dado la orden de estudio para la redacción de todos los proyectos del tramo. En la parte portuguesa, los tramos de Amarante-Vila Real y Vila Real-Quintaniha se anunciaron en 2007 las concesiones para su construcción como autopistas. Alvarez, informó además de la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental y del Estudio Informativo de la Línea de Alta Velocidad Medina del Campo-Salamanca y anunció que se están redactando los proyectos, según se recoge en las conclusiones de la Cumbre.

Zapatero habló de Gallardón

Además de infraestructuras, el presidente Zapatero habló de la campaña electoral. Así, consideró en Braga (Portugal) que la no inclusión de Alberto Ruiz Gallardón en las listas el PP y la «improvisación» en el fichaje de Manuel Pizarro demuestran que «hay muy pocas ideas claras» en ese partido y que las que hay son «muy integristas», «muy de derechas».

A juicio del Presidente, el PP tiene cada vez una posición más conservadora, algo que, dijo, no se corresponde con la actual sociedad española, que, subrayó, es moderna y no quiere posiciones políticas «fundamentalistas, cerradas».