José María Aznar aseguró ayer que el Gobierno tiene los dirigentes de izquierda «más ultras de Europa» y además es «la única izquierda del mundo desarrollado que no cree en su propia nación». También acusó a Zapatero de llevar «cuatro años engañándonos en sus sórdidas negociaciones con los terroristas».

El ex presidente no se pronunció sobre la exclusión de Gallardón de las listas y se limitó a decir que le preguntasen por el nacimiento de su tercer nieto, Pelayo. Dijo que el concepto de nación española «no era discutido ni discutible, hasta hace poco, por los presidentes de España» y acusó al Ejecutivo de querer implantar un modelo «que pasa por la disgregación de la nación».