Madrid.- El responsable de los comandos de ETA, Garikoitz Aspiazu Rubina, "Txeroki", cruzó la frontera desde Francia en dos ocasiones, durante el alto el fuego, para dar órdenes al "comando Elurra" sobre los atentados de la T-4 y el frustrado en Oropesa de Mar (Castellón). Ambas citas se produjeron en el monte Auza, en Navarra, y a ellas acudió en compañía del etarra que dirigía el comando desde Francia, José Antonio Aranibar, según las declaraciones de Martin Sarasola a las que ha tenido acceso Europa Press. Aspiazu Rubina ordenó al "talde Elurra" atentar contra la T-4 a principios de octubre de 2006. El presunto jefe de ese talde, Martin Sarasola, se contradijo en sus declaraciones a la Guardia Civil tras ser detenido, asegurando en una ocasión que la cita se produjo en verano, mientras que en otra afirmó que fue a principios de otoño. La investigación ha concluido que ese encuentro se produjo en los primeros días del mes de octubre.