Madrid.- Los dos etarras detenidos el domingo en Mondragón, Martin Sarasola e Igor Portu, planeaban atentar con un coche bomba en los bajos del centro comercial y de negocios Azca de Madrid, próximo al Estadio Santiago Bernabéu en el que se agrupan grandes almacenes, las sedes centrales de varias entidades bancarias y empresas constructoras y de servicios.

Los bajos de Azca tienen además varios aparcamientos y están recorridos por diversos túneles abiertos al tráfico, que conectan esta zona de la capital con el Paseo de la Castellana y, según otras fuentes, los etarras ya contaban con algún tipo de información operativa sobre lugar en el que supuestamente iban a cometer el atentado.

El comando de ETA que pretendía atentar en fechas próximas en Madrid había viajado en diciembre a la capital de España para inspeccionar la zona comercial de Azca, decidir la colocación del coche-bomba y marcar las posibles rutas de huida, según fuentes de la investigación. El jefe, Martin Sarasola, se desplazó en un fin de semana con otro terrorista del comando. La fecha del atentado aún no había sido marcada por los etarras aunque, los preparativos ya habían comenzado para perpetrarlo al finalizar este mes, concretamente en un aparcamiento de la zona. Allí hay varios parking públicos, la mayoría subterráneos, aunque enfrente de unos grandes almacenes y a pocos metros del Paseo de La Castellana hay uno al aire libre. La zona de Azca tiene una gran densidad de personas durante todo el año, ya que además del citado centro comercial, las grandes cadenas de ropa y restaurantes tiene multitud de establecimientos en la calle Orense y alrededores. Este "modus operandi" de viajar a Madrid para visitar el lugar donde posteriormente se iba a atentar ya fue seguido en el atentado de Barajas. Estos etarras no fichados por la policía siguen una vida normal y en la mayoría de los casos tienen un trabajo fijo, los cuatro miembros del "comando" actuaban en fin de semana. Joseba Iturbide trabajaba como peón de albañil, Mikel San Sebastián había presentado ganado en ferias de Lesaka e Igor Portu trabajaba como técnico de la Mancomunidad de Servicios Sociales de Bortziriak-Cinco Villas.