Madrid.- ETA amenaza con «largos años de conflicto» en Euskal Herria como consecuencia de la «elección equivocada» del presidente Zapatero, al dar al traste con las negociaciones y considera que «tarde o temprano» tendrán que «volver a ese camino». Asimismo, encuadra la «represión» del Estado en una búsqueda por parte del Ejecutivo de lograr «una negociación técnica» de cara al futuro. En una extensa entrevista en Gara, ETA señala que la solución al llamado conflicto vasco no pasa por una «derrota policial» porque sus raíces son políticas y, por tanto, la solución debe ser negociada, y añade que la Constitución es un muro para esa negociación. Explica que la negociación fracasó porque el Ejecutivo «puso en marcha un proceso en el que no tendría que hacer concesiones políticas» porque valoró que la organización «tenía un estado de salud débil» y se ciñó «a una línea que pretendía el fin» de la banda «sin sumergirse en el proceso de verdad».

Además, subraya que el Gobierno pretende trazar el camino hacia una «negociación técnica» de cara al futuro con su «represión policial y judicial salvaje contra ETA y la izquierda abertzale». «Como si quisieran hacer frente -dice- a la necesidad y el deseo de crear un Estado de Euskal Herria con esas inconsistentes recetas». ETA insiste en la necesidad de volver al camino de la «negociación» como única manera de superar «el conflicto». «Antes o después tendrán que volver al camino», señala. El PP cree que tras una entrevista llena de amenazas «la cuestión no es lo que digan (los terroristas), sino la respuesta que reciban» del Gobierno. Por ello dijo que la banda debe escuchar el «mensaje inequívoco» de que «el Estado va a utilizar la máxima firmeza y va a tomar medidas.

Disturbios en San Sebastián al ser impedido un acto de apoyo a presos

Efectivos de la Ertzaintza detuvieron ayer a un hombre durante los disturbios protagonizados por grupos de radicales en San Sebastián al término de una manifestación ilegal en favor de los presos de ETA, celebrada en sustitución del acto de Anoeta prohibido por la Audiencia Nacional.

Los pro etarras cruzaron contenedores y lanzaron objetos contundentes contra la Ertzaintza, que empleó material antidisturbios e impidió el acceso de los violentos al Boulevard, donde acababa de concluir la cabalgata de Reyes. Los incidentes se iniciaron en el puente del Kursaal, poco después de que concluyera en las inmediaciones una manifestación de apoyo a los reclusos etarras, que había sido convocada "boca a boca".