Vitoria.- El próximo curso escolar todos los centros públicos y concertados vascos impartirán una unidad para educar en la paz, cuya «prioridad» es la «deslegitimación radical del terrorismo». Con ese fin, víctimas de ETA y de los GAL contarán sus testimonios a los escolares. Esta es la principal medida del Plan Vasco de Educación para la Paz y los Derechos Humanos, presentado ayer por el Gobierno vasco. Su «prioridad» es la «deslegitimación radical del terrorismo, como práctica frontalmente transgresora de los derechos humanos». Sin embargo, «no es un plan antiterrorista de educación», dijo el consejero Joseba Azkarraga, ya que abarca la defensa de los derechos humanos en su conjunto.