Madrid.- El ex dirigente etarra Juan Antonio Olarra Guridi fue condenado a 30 años de cárcel por ordenar el asesinato del fiscal jefe de Andalucía Luis Portero, perpetrado el 9 de octubre de 2000 en Granada. Además deberá indemnizar a la viuda y a los cuatro hijos de la víctima con 900.000 euros, cantidad solicitada por la acusación particular y que supone 250.000 euros más de lo que pedía la Fiscalía.

Uno de los hijos de la víctima, Daniel Portero, expresó la «satisfacción» de su familia por la sentencia y anuncio que tienen previsto emprender acciones legales contra Ainhoa Múgica y Javier García Gaztelu alias "Txapote" al considerar que también «participaron en la organización del asesinato».

El tribunal considera probado que Guridi se encontraba «al frente de las acciones que debía cometer el comando etarra integrado por Harriet Iragui y Jon Igor indicándoles los objetivos concretos en Andalucía, entre ellos el fiscal Luis Portero, de quien Olarra Guridi les facilitó el domicilio, horarios de trabajo, fotos y coche oficial que le llevaba a casa».

Mientras, la Ertzaintza detuvo ayer de madrugada en Irún a un encapuchado al que sorprendió junto a otros dos lanzando botellas con pintura roja contra la sede socialista. Los violentos también actuaron en Azpeitia, donde rompieron la luna delantera del coche de un dirigente local del PNV. Por último, ante las descalificaciones de ETA que le tachó de "ministro del GAL", Rubalcaba, respondió: «Sé que no cuento con el aprecio de la banda, lo cual me deja frío. Lo que sí me preocuparía sería contar con su aprecio».