Madrid.- Tras siete días de cautiverio, las dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras (MSF) secuestradas en Somalia fueron ayer liberadas, «sanas y salvas», según confirmó la presidenta de la ONG en España, Paula Farias. El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, anunció que esta tarde se producirá el esperado regreso de la médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bauza, al tiempo que aseguró que no se pagó de ningún rescate y que los captores sólo buscaban protagonismo político.

Paula Farias señaló que ambas cooperantes fueron liberadas hacia las 14.30 hora española, después de ser secuestradas el 26 de diciembre por hombres armados en Bossasso, en la región semiautónoma de Puntland. La familia de las cooperantes recibió la noticia vía telefónica del ministro Moratinos, quien explicó que hubo «intensas negociaciones» con los secuestradores, en la que también participaron las autoridades somalíes, a quienes manifestó su «agradecimiento».

Asimismo, elogió al embajador español en Kenia, que ha estado «hablando con todos los interlocutores posibles para encontrar una solución». No obstante, Moratinos apuntó que si finalmente se produjo la buena noticia fue «por la movilización de la propia ciudadanía somalí». Respecto al posible rescate de 250.000 euros exigidos por los insurgentes, el ministro aclaró que no se ha abonado ningún pago. «Lo que quería este grupo de gente era buscar el protagonismo social y político, porque esa región vive un momento difícil, hay distintas claves políticas internas y querían mostrar su capacidad de movilización interna en clave de política interior somalí», explicó.

En Nairobi se encuentra ya la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, quien se había desplazado en previsión de la inminente liberación y «a la espera de que el desplazamiento final de las dos cooperantes se lleve a cabo vía Kenia o Etiopía». El traslado hasta España se producirá esta tarde. Las primeras palabras de Mercedes García, según Moratinos, demostraron «lo importante que es ser cooperante en un mundo tan difícil y dramático como el que se vive en Africa». Así, tras el agradecimiento a las partes implicadas en las negociaciones, demostró su «compromiso moral, ético y personal con la lucha contra la pobreza, y su deseo de permanecer incluso en Somalia».

Toque de campanas

Esta liberación fue recibida en la localidad leonesa de Cuadros, de donde es natural la cooperante, con toque de campanas. Para el alcalde, Marcos Martínez, es la «mejor noticia» para empezar el año. «Cuando esté aquí vamos a darle la más grande de las bienvenidas», afirmó. Los familiares de la argentina Pilar Bauza acogieron la noticia «muy contentos». «Fueron siete días muy largos», dijo el hermano de la enfermera, Matías Bauza. Aseguró que habían hablado con Pilar, pero que no habían podido comentar ningún detalle más que una tranquilizadora primera toma de contacto.