Madrid.- La legislación alemana blindó hace tres años E.On, su compañía eléctrica más importante, para, al tiempo que la facultaba para que pudiera comprar a otras sociedades, la protegiese de ser objeto de cualquier intento de compra por grupos extranjeros. E.On lanzó el martes una OPA sobre la mayor eléctrica española, Endesa, en competencia con la de Gas Natural.

La cláusula impuesta por el Gobierno alemán en 2002 para proteger a E.On dura hasta 2012. En ella se dice que el Gobierno podrá frenar la compra de acciones por parte de terceros e incluso expropiar aquéllas que, sin su conocimiento, ya hubiesen cambiado de manos. Según informó ayer el diario "El País", el Estado de Baviera, que a principios de noviembre de 2004 poseía el 4,96 por ciento de E.On, redujo esta posición hasta casi el 2,5 por ciento el pasado día 2. Un decreto de Rato permite al Gobierno español vetar la participación de compañías extranjeras con capital público en sectores regulados y considerados estratégicos.