Madrid.- El presidente José Luis Rodríguez Zapatero evidenció ayer su malestar con el PP en las sesiones de control en el Congreso y en el Senado por el uso que hacen los populares de la lucha antiterrorista. Tachó de «indecente» que este partido hable en nombre de las víctimas y a su líder, Mariano Rajoy, le garantizó que no negociará el derecho de autodeterminación del País Vasco en un proceso de paz, entre reproches por las «mentiras» de los populares.

En el Senado, Zapatero dijo que le produce «rubor moral hablar en nombre de las víctimas». «No usemos su nombre en la contienda política porque es indecente», le respondió al portavoz del PP, Pío García Escudero. En el Congreso, y a pregunta de Rajoy, Zapatero garantizó que no negociará el derecho de autodeterminación con ETA. «Ese derecho, como es bien conocido, no existe», dijo, y dado que el líder del PP volvió a preguntarle en su réplica, el presidente le espetó: «No sé si no escucha, no quiere escuchar o no le interesa escuchar», y repitió su negativa a negociar la autodeterminación en dos ocasiones más.

En el cara a cara con Rajoy, Zapatero afirmó que lo que le preocupa es la intencionalidad de la pregunta del líder popular. Después mostró dispuesto a hacer «todo lo posible» para recomponer la unidad con el PP. Pero en el Gobierno ven muy difícil una reunión entre Zapatero y Rajoy si el PP no cambia de actitud. «En estos 30 años, lo único que ha cambiado es que por primera vez un partido hace oposición con el terrorismo y puedo asegurarles que va a ser muy malo para ustedes», afirmó el presidente en el Senado. A Rajoy le acusó de «falsedades» contra la paz y le advirtió de que el PP ya utilizó mentiras para llevar a España a la guerra. «Mal asunto, señor presidente, que tenga que hablar usted de la guerra», replicó Rajoy.

«¡Que saque a pasear a su abuelo!»

La tensión, la crispación y el enfrentamiento entre el Gobierno y el PP por la lucha antiterrorista vivió ayer un nuevo episodio en las sesiones de control en el Congreso y en el Senado. El más lamentable se produjo en la Cámara Baja, cuando el popular Vicente Martínez-Pujalte le espetó al presidente Zapatero «¡que saque a pasear a su abuelo!» , después que éste reprochara al PP las «mentiras» que condujeron a la guerra de Irak.

Desde los bancos socialistas se exigió respeto a Pujalte para el recuerdo de un asesinado en la guerra civil. El pasado viernes la madre de Irene Villa, reprochó a Zapatero que comparara a su abuelo con las víctimas de ETA en la reunión de la Moncloa.

Antes, el presidente del Senado llamó al orden a los populares por alguna frase hiriente contra Zapatero. La primera interrupción se produjo cuando el PP abroncó al jefe del Gobierno por agradecer al PNV el recuerdo «de manera sincera y emocionada» al asesinado Fernando Buesa.

«Sí, en nuestro nombre» a la negociación

Un grupo de víctimas del terrorismo, entre las que figura el diputado socialista Eduardo Madina, dió ayer un «sí en nuestro nombre» a una negociación del Gobierno con ETA. Natividad Rodríguez (en la foto), viuda de Fernando Buesa, dijo en un homenaje a la memoria de su marido que «la paz está más cerca» y advirtió de que «el final de la violencia tendrá que ser justo» y nadie deberá sacar «réditos políticos» a la violencia.