Madrid.- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, descartó ayer recurrir a la «acción de oro» para hacer frente a la OPA que el grupo energético alemán E.ON lanzó ayer sobre Endesa, aunque abogó por hacer compatibles las reglas del mercado y los intereses de los ciudadanos y del país. Enel, la mayor eléctrica italiana, anunció que está dispuesta a apoyar a Gas Natural si mejora su oferta sobre Endesa, aunque la compañía gasista no considera esta posibilidad.

Zapatero explicó en los pasillos del Senado que el Gobierno pretende hacer compatibles las reglas del mercado con los intereses de los ciudadanos y del país, aunque precisó que hay un orden de prioridades. «Los mercados son muy importantes, pero, para el Ejecutivo, los ciudadanos, más», dijo.

Sin embargo, Zapatero descartó utilizar la "acción de oro", un mecanismo de control que se reserva el Estado en el caso de las empresas privatizadas y que el Gobierno ha decidido eliminar. «Está vigente, pero no es la intención del Gobierno utilizarla», insistió el presidente español. «No sería aconsejable salvo en circunstancias excepcionales», añadió.

Coincidiendo con las declaraciones de Zapatero, la Comisión Europea (CE) pidió ayer a las autoridades españolas que no utilicen la "acción de oro" para obstaculizar la OPA de E.On, ya que se trata de un instrumento declarado ilegal por Bruselas. El portavoz europeo de Mercado Interior, Oliver Drewes, recordó que el verano pasado la CE inició un procedimiento contra España por el mantenimiento de este mecanismo de control. Si Zapatero descartó el uso de la "acción de oro", el titular de Economía, Pedro Solbes, también alejó la posibilidad de que el Gobierno recurra a la normativa que permite limitar los derechos políticos de empresas extranjeras con capital público que intenten entrar en sectores estratégicos como el energético.

Por otro lado, en plena vorágine de OPAs, Endesa cerró la sesión de ayer con una subida del 2,54%, hasta situar el precio de sus acciones en 28,25 euros, con lo que alcanza un nuevo máximo histórico de cotización, y acumula una revalorización en sólo dos días del 10,48%, tras propuesta de adquisición lanzada ayer por la alemana E.ON. El precio al que cerró Endesa es un 2,72% superior al de la oferta (27,50 euros) del grupo germano.