Francfort/ (Alemania.- La alemana E.On se convertirá en la principal compañía eléctrica y gasista del mundo si logra comprar Endesa, por la que ha ofrecido 29.100 millones de euros en metálico. E.On da 27,5 euros por cada acción de Endesa, lo que supone elevar un 29,1 por ciento el precio fijado en la OPA de Gas Natural de septiembre y representa una prima del 7,9 por ciento respecto al cierre de ayer de los títulos de la eléctrica española (25,48 euros).

La combinación de E.On y de Endesa daría lugar a la principal compañía eléctrica y gasista del mundo, que prestaría servicios a más de 50 millones de clientes en más de 30 países, por encima del líder actual Energie de France (EdF). Las dos empresas juntas tendrían una facturación de 608.000 millones de kilovatios por hora de electricidad y 945.000 millones de kilovatios por hora de gas y más de 107.000 trabajadores. Además, la fusión abre a la compañía alemana la puerta del mercado latinoamericano, ya que Endesa está presente en Colombia, Perú, Brasil, Chile y Argentina. E.On, que está participada por el Estado federado de Baviera, quiere continuar su expansión mundial, por lo que la mayor compañía energética de España ofrece «un gran potencial de futuro».

El presidente y consejero delegado de E.On, Wulf H. Bernotat, destacó que prevé crear una nueva unidad de mercado que integre las actividades de Europa del Sur y América Latina, con sede en Madrid. Esta unidad de mercado, que operaría como una empresa española, integraría todas las operaciones actuales de Endesa y las que actualmente desarrolla E.On en Italia. Según E.On, este segmento de mercado sería el segundo mayor del grupo alemán por ingresos y el que más beneficios aportaría a la compañía conjunta. El presidente de E.On descartó la existencia de problemas de competencia y monopolio con la posible adquisición de Endesa, excepto en «una pequeña posición en Italia», donde sí que se solapan algunas actividades, por lo que se mostró convencido de que las autoridades anti-monopolio aprobarán la operación.

E.On tuvo en 2005 un beneficio neto de 7.400 millones de euros, un 71 por ciento más que en 2004. Su facturación se incrementó el pasado año en un 20,8 por ciento, hasta los 56.400 millones de euros, frente a las cifras de 2004.

Al mismo tiempo, el gigante alemán de la energía ha establecido algunas condiciones para hacerse con Endesa como que la junta general de accionistas de la empresa española apruebe varias modificaciones estatutarias, «de forma que se suprima toda limitación al derecho a voto».