Madrid.- El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer una proposición no de ley que insta al Gobierno a mejorar las pensiones de los trabajadores con más de 35 años cotizados y que se jubilaron anticipadamente y de manera forzosa antes del 1 de enero de 2002. En concreto, la iniciativa (presentada por el PNV y pactada con el PSOE) encarga al Diálogo Social que estudie la posibilidad de modificar los coeficientes reductores que penalizan la salida prematura del mercado laboral para que, en los casos de largas carreras de cotización, haya una «mayor correspondencia entre las aportaciones realizadas y la prestación a recibir».

En defensa de la proposición no de ley, el diputado del PNV, Emilio Olabarría, explicó que la iniciativa pretende solucionar una «injusticia social» que afecta a unas 480.000 personas en el país, quienes además de haber perdido su trabajo involuntariamente tienen unas prestaciones de jubilación «injustamente recortadas». En ese sentido, Olabarría recordó que la mayor parte de las prejubilaciones no es voluntaria, sino que proviene de despidos colectivos motivados por planes de reconversión industrial.

Las prejubilaciones en España se penalizan con coeficientes reductores que se aplican sobre la pensión de un trabajador que se retira antes de los 65 años.