Barcelona.-El presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, sentenció ayer que si «en la mejor coyuntura posible» Cataluña obtendrá un «marco legal rebajado, no me resigno al conformismo de pensar que esto es para siempre, otra cosa es que quizás éste sea el último Estatut que hace Cataluña». Carod hizo este análisis tras ser preguntado por la tesis del presidente del Gobierno de que el nuevo Estatut será «seguramente para siempre». Interpretó el comentario de Zapatero como «un chiste», y sentenció: «No quiero vivir para siempre en un lugar donde mi Gobierno no recaude todos los impuestos, donde las infraestructuras no dependan de mi país o donde el catalán esté en inferioridad».

Carod-Rovira también dijo que su partido «no ha redactado ni propuesto formalmente» una cláusula estatutaria que prevea equiparar a Cataluña con lo que consiga Euskadi en financiación e identidad. Así contestaba al secretario general de ERC, Joan Puigcercós, que tampoco ve «lógico» que el País Vasco tenga un reconocimiento nacional una vez aprobado el Estatuto catalán. ERC también afirmó que el pacto entre CiU y los socialistas hace crecer el soberanismo en Cataluña.

El grupo socialista propuso a ERC mejorar la participación autonómica en la gestión de los aeropuertos mediante la creación de uno o varios consorcios con participación de las comunidades, los ayuntamientos de la zona e incluso el sector privado, pero con el Estado manteniendo el control mayoritario.

El presidente de CIU, Artur Mas, avisó a Zapatero de que su federación tiene las «manos libres» en las votaciones de aspectos «no pactados» del Estatut. El portavoz parlamentario socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, rechazó incluir «cláusulas comparativas» ya que cada Estatuto «tiene su lógica y sus peculiaridades».

El presidente del PP en Cataluña, Josep Piqué, suscribió la teoría de Mariano Rajoy, de que el español en Cataluña hoy está igual que el catalán con Franco.