Madrid.- Los ex dirigentes de ETA Francisco Múgica Garmendia, "Pakito", y Santiago Arrospide Sarasola, "Santi Potros" -extraditados desde Francia en 2000 y cuya excarcelación estaba prevista para 2020- no saldrán de prisión hasta 2030, ya que les será de aplicación la sentencia dictada ayer por el Tribunal Supremo.

Tanto "Pakito" como "Santi Potros" pidieron recientemente a la Audiencia Nacional la acumulación de sus condenas en una sola de 30 años, pero el presidente de la Sala de lo Penal de este tribunal ordenó que no se resolvieran sus solicitudes hasta que el Supremo se pronunciara sobre el caso de Henri Parot.

Además, fuentes jurídicas aseguraron que la sentencia de ayer será de aplicación en otros muchos casos, incluidos los de terroristas a los que ya se concedió la acumulación de penas pero que aún no salieron en libertad.

Este es el caso, por ejemplo, de los etarras Domingo Troitiño Arranz, "Txomin", y José Antonio López Ruiz, "Kubati", cuya excarcelación estaba prevista para este mismo año, pero que ahora previsiblemente verán prolongada su estancia en prisión.

Troitiño fue miembro del "comando Barcelona" de ETA que atentó en Hipercor en 1987, acción por la que fue condenado a 794 años de prisión, mientras que "Kubati" fue el autor material en 1986 de los disparos que acabaron con la vida de la etarra María Dolores González Cataraín, "Yoyes", asesinato por el que fue condenado a 47 años de cárcel.

La doctrina establecida ayer por el Tribunal Supremo no afectará, sin embargo, a quienes beneficiándose de las redenciones establecidas en el Código Penal de 1973 extinguieron recientemente sus condenas tras obtener el llamado "licenciamiento definitivo".