Madrid.- El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, afirmó ayer que Batasuna «puede volverse a legalizar» siempre que renuncie y condene la violencia y reaparezca como nueva fuerza política. También aprovechó para anunciar que el Tribunal Supremo buscará el lunes «alguna fórmula» que aminore el «efecto negativo» de las reducciones de condena de etarras. «Lo que existe es una ley de partidos que ilegaliza aquellas formaciones que apoyan la violencia. Indudablemente puede haber una nueva fuerza política que, renunciando a la violencia y expresando claramente que su actividad política no la acepta, solicite su legalización. Eso puede ocurrir si la violencia ha desaparecido. Puede volverse a legalizar más bien una nueva fuerza política», afirmó. Agregó que «ETA no ha declarado el fin de la violencia y Batasuna no ha expresado de manera contundente su condena».

En relación con las expectativas generadas durante los últimos días, Conde-Pumpido destacó su «enorme confianza en la palabra del presidente del Gobierno», José Luis Rodríguez Zapatero, que merece «toda la credibilidad».