Madrid / Bilbao.- El secretario general del PP, Angel Acebes, afirmó ayer que lo único que han traído los rumores de tregua procedentes, según él, del Gobierno es que en las últimas 48 horas haya habido dos atentados, que los miembros de Batasuna estén «eufóricos» y que «toda España esté pendiente de ETA».

Las condenas al atentado del jueves por la noche contra una empresa de Trapagarán (Vizcaya) -perpetrado con cinco o seis kilos de explosivo, probablemente cloratita- fueron generales e incidieron, salvo en el caso del PP, en el riesgo que suponen para el incipiente proceso de paz.

Así, el secretario general del PSE-EE de Vizcaya, José Antonio Pastor, consideró que con este nuevo ataque -el séptimo en el presente año- ETA «ha vuelto a verter un jarro de agua fría sobre las esperanzas del pueblo vasco».

Por su parte, el Gobierno autónomo vasco condenó el atentado, pidió a la sociedad que rechace la extorsión a los empresarios y exigió a ETA que abandone la violencia. El Ejecutivo de Vitoria también desveló que la persona que alertó de la colocación del artefacto «no dijo la hora a la que explotaría (que fue a las once de la noche). No obstante, la Ertzaintza tuvo tiempo para acordonar la zona y evacuar a las personas que estaban en las inmediaciones». El Gobierno vasco lamentó que, «cuando en la sociedad ha prendido una sensación de espera a que ETA exprese que el camino de la violencia ha concluido, esta organización vuelve a expresarse mediante el uso de la violencia».