Madrid.-La ponencia para la reforma del Estatuto de Cataluña acordó ayer eliminar que el conocimiento de la lengua catalana sea un requisito para aquellos magistrados, jueces o fiscales que quieran ocupar una plaza en Cataluña. Los ponentes, en vez de "requisito", han decidido establecer que el conocimiento suficiente de la lengua catalana «se valorará específica y singularmente» para obtener una plaza en los correspondientes concursos de traslado.

Los ponentes se dedicaron ayer a revisar y debatir el Título III, el del poder judicial, que según el PP, rompe «sin remedio» el modelo constitucional.

Mientras, el secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, pidió ayer la unidad de los partidos catalanes para «responder con prudencia y firmeza» al «alud de odio contra Cataluña desatado por el PP», y ha exigido a Artur Mas (CiU) que «trate de sumar ERC al consenso» del Estatut en vez de «excluirla». Por otro lado, ICV propuso una «gran manifestación» contra el PP, aunque declinó acudir a la que organiza hoy ERC. El PSC no participará en concentraciones.