Madrid.-La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, anunció ayer que el Gobierno está trabajando en un «mayor gravamen del uso del coche» y que podría aprobar un impuesto con carácter ambiental a lo largo del 2006. El impuesto gravaría especialmente a vehículos todoterreno por su alto consumo de combustible y a automóviles diesel, ya que, a pesar de que este combustible posee una gran intensidad energética, emite una gran cantidad de partículas contaminantes a la atmósfera, de modo que «parece oportuno que tengan una desincentivación».

Este impuesto ambiental se aprobaría en paralelo con la reforma del IRPF y del impuesto sobre sociedades, explicó Narbona. Además del impuesto ambiental sobre vehículos, el Gobierno está tomando otras medidas para cumplir el Protocolo de Kioto, entre ellas la elaboración del Segundo Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión, que comenzó en diciembre pasado y deberá estar concluido en junio, indicó Cristina Narbona. Mientras tanto, ante la sede del ministerio se manifestaban los ecologistas de WWWF/ Adena para pedir una reducción mayor de la emisiones.

Por su parte, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) aseguró que se utiliza de manera injustificada la excusa medioambiental para elevar la fiscalidad a la compra de un automóvil nuevo. Anfac recordó que los fabricantes de automóviles realizan «enormes esfuerzos e inversiones en I+D» para minimizar el impacto medioambiental, de forma que las emisiones de partículas, que proceden principalmente de los motores diesel, se han reducido un 90% desde 1990.

Por otra parte, el Tribunal Supremo ha declarado nulo un artículo del Reglamento de Responsabilidad Civil y Seguros de Vehículos a Motor en el que se imponían multas de hasta 3.000 euros a los conductores que circularan por las carreteras españolas sin el seguro obligatorio. Según la sentencia, el artículo no recoge la obligación de archivar las actuaciones administrativas abiertas contra un conductor, una vez ha sido condenado por la vía penal.