Madrid.- El Gobierno aprobó ayer, mediante Real Decreto, la tercera subida de la fiscalidad sobre el tabaco en los últimos seis meses, que incluye medidas de apoyo a los estanqueros y la autorización a los quioscos de prensa para la venta de tabaco a través de máquinas expendedoras. Según acordó el Consejo de Ministros, se incrementa la fiscalidad del tabaco 1,05 puntos porcentuales el tipo "ad valorem", que pasa del 55,95% al 57%, mientras que el tipo específico sube dos euros, de 6,20 a 8,20 euros por cada mil cigarrillos. Además, se establece un nivel mínimo de imposición de 55 euros por cada mil cigarrillos, que se aplicará cuando la suma del impuesto específico y el "ad valorem" sea inferior a esa cifra, con el fin de que las marcas baratas suban el precio de sus cajetillas, objetivo que no se ha conseguido con los anteriores incrementos de fiscalidad.