Madrid.- La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) ha decidido liberalizar las tarifas de telefonía fija para el mercado minorista, lo que supone la eliminación del actual sistema de precios regulados por el Gobierno para Telefónica, denominado Price Cap, vigente desde agosto de 2000. La operadora estará obligada a comunicar con antelación los precios y condiciones aplicables a los servicios de referencia. Además, se prohíbe de manera expresa establecer precios «anticompetitivos» y comercializar empaquetamientos «injustificados».

El organismo regulador ha decidido imponer las reglas del juego comercial en este nuevo escenario de competencia que surge tras la liberalización para evitar estrangulamientos en el mercado. Con esta medida que entrará en vigor una vez sea publicada en el Boletín Oficial del Estado, el Gobierno dejará de estipular el precio tope de los servicios de telefonía fija y será el propio mercado quien marque los precios. La operadora que preside Luis Lada tendrá libertad para fijar sus tarifas, pero seguirá sometida a la obligación de comunicar al regulador cualquier oferta comercial, programa de precios, descuento o paquete de servicios, diez días antes de su comercialización en el mercado (en lugar 21).

La CMT asegura que ésta «obligación de transparencia» es necesaria para garantizar el cumplimiento de las condiciones de competencia. Telefónica estará obligada a comunicar con antelación a la CMT los precios y condiciones aplicables a los servicios de referencia, también el desglose de los precios en el caso de paquetes. Se entenderán sujetas a esta obligación tanto las tarifas generales «como todo tipo de reducciones sobre las mismas, bonos de descuento y tarifas especiales».