Madrid.- El día de su apertura al público, la nueva terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas ha presentado retrasos y cancelaciones de vuelos tanto nacionales como internacionales. Pero, además, los servicios de parking dentro de la terminal no se encontraban operativos y el tráfico para salir del recinto se vio interrumpido en varios momentos a lo largo de la mañana.

Grandes colas y viajeros enfadados con vuelos suspendidos o retrasados de Iberia, principalmente, eran las escenas que más se repetían en el interior de la T4. Caracas, Bogotá, Roma, Boston o Alicante son algunos de los vuelos que han sufrido estos retrasos.

Por otro lado, la compañía Iberia conmemoró ayer el 60 aniversario del primer vuelo de la compañía a Latinoamérica con el "bautizo" del vuelo que partió ayer hacia Buenos Aires (Argentina), que justo antes de despegar pasó por debajo de un arco de agua realizado por los bomberos.