El Gobierno balear aprobó ayer conceder una semana de vacaciones al personal funcionario que acredite un nivel de catalán superior al exigido para ingresar en la función pública.