Madrid.- El Gobierno aprobó en su reunión del Consejo de Ministros de ayer la oferta pública de empleo para este año, que llegará a las 34.000 plazas, lo que supone un incremento de cerca del 12 por ciento en relación a la de 2005. Más de 18.000 de esos nuevos puestos de trabajo irán destinados a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Dos son las razones fundamentales que justifican este incremento, según explicó la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega: paliar el «progresivo envejecimiento» de la plantilla y la intención del Ejecutivo de abrir nuevas comisarías en aquellos municipios de más de 30.000 habitantes.

La oferta pública de empleo de 2006 se aprobó en forma de cuatro reales decretos que regulan un ofrecimiento que engloba todos los puestos de trabajo ofertados para la Administración del Estado y sus entidades públicas -donde se ofrecen cerca de 16.000 puestos- y para el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas.

Precisamente para Guardia Civil y Policía Nacional las plazas a adjudicar ascenderán a 9.657, un 5,5 por ciento más que en 2005. De esta cantidad, más de 4.000 serán plazas destinadas a la Guardia Civil y unas 5.600 a la Policía Nacional.

Pero en ambos cuerpos, y tal y como preveía la ley de Presupuestos Generales del Estado, el número de plazas previsto no se ajusta al 100 por ciento de la tasa de reposición de efectivos.

Durante su comparecencia ante los medios tras la celebración del Consejo de Ministros, De la Vega destacó que en los últimos quince años el número de policías nacionales ha descendido un 6,7 por ciento y, por ello, afirmó que el incremento de las plazas para 2006 en este cuerpo «redundará» en una mayor seguridad para los ciudadanos.

Respecto a la Guardia Civil, De la Vega indicó que entre 1996 y 2004 la plantilla se redujo en 3.000 personas, pasando de 72.000 a un total de 69.000 guardias. «El año pasado ya rompimos esta tendencia y este año volvemos a incrementar la oferta», afirmó la Vicepresidenta.

Para las Fuerzas Armadas este año se ofertan 8.463 plazas de nuevo ingreso. De ellas, 8.000 serán para profesionales de tropa y marinería, con el objetivo de alcanzar una plantilla de 80.000 para finales de este año. Además, se incluyen 355 plazas de acceso directo para militares de carrera.

Por otra parte, el Gobierno confirmó en su cargo a los seis directores generales afectados por una sentencia del Tribunal Supremo, acreditando «suficientemente» las razones por las que designó a estas personas para ocupar los puestos pese a no ser funcionarios.