Madrid.- El portavoz del PSOE en el Congreso, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el secretario de organización socialista, José Blanco, fueron los dirigentes de ese partido que participaron en la reunión celebrada el pasado 21 de julio en Madrid -y desvelada el pasado sábado- con dirigentes del PNV para abordar el final de la violencia en el País Vasco, según informó ayer la agencia Europa Press.

A la reunión, que estudió la posible creación de una mesa de diálogo entre partidos, asistieron también el presidente y el portavoz del PNV, Josu Jon Imaz e Iñigo Urkullu, respectivamente, así como el secretario general y el presidente de los socialistas vascos, Patxi López y Jesús Eguiguren, respectivamente.

En la entrevista se acordó mantener nuevos contactos después del verano y los socialistas reiteraron a los peneuvistas su negativa a sentarse en una mesa con Batasuna, según confirmó a Europa Press el portavoz socialista en el parlamento vasco, José Antonio Pastor. A juicio de Pastor, «lo más importante fue que se restableció el diálogo entre partidos, en lo que debía haber sido hace mucho tiempo una situación de normalidad porque los temas que son especialmente delicados, como son la política del País Vasco, requieren de muchas conversaciones y de mucho diálogo de partidos».

Los socialistas, según Pastor, trasladaron al PNV que «Batasuna, mientras sea una formación ilegalizada, y lo seguirá siendo mientras no condene la violencia, no podrá participar en una mesa oficial de partidos». Pastor precisó que éste «será un tema que habrá que cocer con mucho diálogo, con muchos acuerdos y con conversaciones serenas y discretas, en muchas ocasiones».

Tras reunirse con Rubalcaba y Blanco, los dirigentes peneuvistas se reunieron, a finales de la pasada semana, en Bilbao con el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, y otros representantes de la formación abertzale, según OTR Press.