Las brechas generacionales se expresan de múltiples maneras. También los gustos y nacionalidades. El fútbol es un gran medidor. Va un ejemplo rápido. ¿Qué jugador le viene a la cabeza si escucha 'Vini'? Automáticamente el apócope se transforma en Vinicius. Pero el trasvase de la idea para los que crecieron en los 90 puede terminar en Vinny Samways (Bethnal Green, Londres - 1968). Un exjugador que se muestra entusiasmado con su selección, la de Inglaterra, en la previa al duelo de cuartos del Mundial frente a Francia y, especialmente, con su joven estrella Jude Bellingham.

El del Borrusia Dortmund ejerce mediocentro, como lo fue, aunque con un perfil distinto, el exfutbolista de la UD Las Palmas o el Sevilla. El quinto jugador británico que más partidos ha disputado en LaLiga, solo superado por Steve McManaman, Gary LinekerDavid Beckham y Gareth Bale. Con el segundo compartió vestuario en el Tottenham, donde tuvo otros compañeros distinguidos como Paul Gascoigne. "Imagina aquello... Empecé con 11 años en el equipo de mi vida, el de mi familia. Un sueño. Después estuve en el Everton y terminé jugando en España", recuerda con orgullo para El Periódico de España, del grupo Prensa Ibérica.

El cambio de la Premier

Lo hace desde Marbella, donde fundó junto a otros socios la agencia de representación Win Sports Management. En su perfil profesional de LinkedIn no aparece con traje y corbata, sino en un partido con el Everton. Samways responde con plena confianza en la previa al partido entre Inglaterra y Francia de cuartos de final. Él se tuvo que conformar con jugar con la sub-21, pero cuando se le pregunta si tendría hueco en el cuadro que dirige Gareth Southgate, se ríe y asegura: "El fútbol es una suma de opiniones, pero, ¿por qué no? Yo siempre confié en mi calidad, aunque claro, otros dirían que no".

Samways fue un mediocentro racial, habilitado para el rapto, con un inquebrantable sentido de la entrega. A veces, el exceso de motivación le causó expulsiones que ahora tacha como innecesarias. Todavía se recuerda en el Insular su accidentado debut contra el Alavés, cuando fue expulsado a los 13 minutos. El ímpetu de un '5' o un '8' contrasta con su tranquilidad al hablar. "Con 54 años, yo creo que ya me he tranquilizado", bromea.

Como buen alumno de White Hart Lane, Vinny vivió en un oasis de creatividad en una Premier muy diferente a la actual. "La competición empezó a cambiar hace más de 20 años, cuando llegaron entrenadores de fuera como Arsène Wenger. Trajeron una filosofía distinta y así esta liga se convirtió en la mejor del mundo", explica el exjugador de la UD Las Palmas.

Vinny prefiere mil veces el fútbol actual. "Porque protege a los jugadores con más talento. Ahora se paga por ver a futbolistas de mucha calidad como Leo Messi o Cristiano Ronaldo. Eso es lo que merece la pena y no ver a un jugador cazando a otro". De ahí que Samways, como mediocentro, inglés y amante del fútbol de clase, se muestra enamorado de Jude Bellingham, una estrella ya confirmada con apenas 19 años que lidera a la selección de Inglaterra y al Borrusia Dortmund, quien lo reclutó del Birmingham cuando era menor de edad.

Bellingham, 'rara avis'

"Bellingham juega, pese a su edad, como si fuera un veterano. Está, además, en un club y una competición (la Bundesliga) buenísima para su desarrollo. Al final de esta temporada dará otro gran salto. No sabemos si de regreso a Inglaterra o para otro gran club europeo (el Liverpool y el Real Madrid son algunos de los interesados). Pero es un jugador muy difícil de encontrar. Un 'box-to-box' que en 30 segundos es capaz de cortar un balón y llevarlo al área contraria para marcar. Es una auténtica bestia, no tiene techo. Lo que ha hecho este último año es demencial", defiende el mediocentro inglés, porque lo de ex no sirve cuando, como a él le ocurre, sigue pensando como si estuviera en el campo.

Al desarrollo de este talento inglés ha contribuido su experiencia en el extranjero, un viaje de ida que antes no era habitual en los jugadores de las islas británicas. Samways fue un adelantado y siempre tuvo claro que quería jugar en LaLiga, "una de las competiciones más potentes de Europa". El que fuera mediocentro de la UD Las Palmas considera que "ahora es más fácil para un futbolista español o inglés adaptarse a otra competición, porque se ha roto la barrera idiomática: en la Premier se habla castellano y en España hay vestuarios con muchos angloparlantes".

Por su experiencia, para Vinny, el oficio del pivote, volante y todas las variantes que han surgido en esta parcela convergen en jugadores totales que hacen girar el mundo a su alrededor. Nunca tan valorado fue su desempeño como en este Mundial. Lo evidencia Samways con este ejemplo: "El hombre clave en la victoria de Marruecos frente a España fue Sofyan Amrabat (Fiorentina), un pivote que hizo un auténtico partidazo, desplegando trabajo específico y bloqueando a otros futbolistas de mucho talento como Busquets o Pedri".

Aunque Vinny, que siempre ha sido un defensor del juego colectivo, pasa rápidamente a enumerar a otros jugadores de los 'pross' que han cambiado el sentido de una selección que hace tiempo confirmó su regreso a la primera línea, con el cuarto puesto en Rusia 2018, el subcampeonato de la Eurocopa y el avance seguro a través del cuadro de Qatar.

"Bukayo Saka (Arsenal) es otro jugador referencial, con apenas 21 años. También me alegro mucho por Marcus Rashford (Manchester United), que ha recuperado el nivel y, por supuesto, de Harry Kane -emblema de los 'spurs'-. Hasta el último partido no había anotado un gol, pero hace mucho más que eso, es fundamental para el juego de la selección", enumera, insistiendo en que "todo el mundo habla de Mbappé como gran referente de Francia y de la batalla que mantendrá con Kyle Walker, pero tiene detrás a otros 10 más de altísimo nivel. El partido está en un 50 - 50 y dependerá del día que atraviese cada bando".

El valor de Southgate

Tras el éxito inglés, Samways no quiere dejar de citar el trabajo del seleccionador Gareth Southgate, sometido a las críticas a pesar del crecimiento construido desde la sub-21. "Me encanta su desempeño. Durante años fuimos un país que no era capaz de avanzar en las fases finales. En los últimos torneos hemos conseguido romper esta barrera", explica sobre un técnico que ha creado un sistema de valores.

Se ha rodeado de expertos de otros deportes como el rugby o el cricket y con ellos ha creado una cultura sana y ganadora donde el que fuera jugador del Middlesbrough o Aston Villa no ejerce de líder, sino de conductor hacia el éxito. Esta cultura del esfuerzo compartido hace que Inglaterra camine hacia un objetivo colectivo que les ha convertido de nuevo en candidatos a títulos.

"Es un grupo muy unido que, por supuesto, tiene una oportunidad contra Francia, aunque ésta se lleve el favoritismo. Realmente, todos los equipos que están en cuartos parten con margen, no hay unos mucho mejores que otros", asegura Samways con la lástima de ver eliminada a España, su lugar de acogida, un país que adora, como su fútbol.

"La selección española siempre juega bonito y eso es algo que debe valorar el aficionado. Es un equipo con un buen futuro. El problema es que, cuando tienes tanta posesión, necesitas un delantero que sea una garantía de gol. Es algo que a España solo se le ha dado Morata. Esto es fútbol y al final necesitas ganar", sentencia el exfutbolista de la UD Las Palmas, quien augura que sobre Gavi o Pedri se construirá un "equipazo" para competir en los próximos torneos, a los que Samways espera llegar con una segunda estrella en el pecho que confirme el plan estratégico que se impuso la Football Association para ser campeona en 2022.