La selección española se marchó del Mundial de Rusia 2018 ante la anfitriona en los octavos de final del Mundial este domingo, tras caer en los penaltis (3-4 y con 1-1 en 120 minutos) del Luzhniki de Moscú. Un choque en el que España fue otra vez incapaz de sacar su mejor versión, ni una al menos notable para despachar a un rival menor que avanzó con los fallos de Koke y Aspas en la lotería de los penaltis.

Mundial 2018: España-Rusia, así fueron los goles