Kiosko

La Opinión de Zamora

Diplomacia educativa

Una delegación de alumnos y profesores del IES Valverde de Lucerna explica en la embajada su proyecto con La India

Alumnos y profesores del IES Valverde de Lucerna de Puebla de Sanabria, a las puertas de la embajada de La India en Madrid. | Cedida

Sabían que era un proyecto ambicioso, pero nunca imaginaron que su iniciativa pudiera llegar tan lejos. Una delegación de profesores y alumnos —de 2º y 4º de la ESO— del IES Valverde de Lucerna, acompañados por un representante de la Dirección Provincial de Educación y el alcalde de Puebla de Sanabria, José Fernández, viajó esta semana a Madrid para presentar su trabajo “India-Spain Collaboration” al mismísimo embajador de La India en España, Dinesh Kumar Patnaik. “Le habíamos hablado sobre el proyecto desde comienzos de este curso”, explica la directora del instituto de Puebla de Sanabria, Elena Fernández, quien ha mantenido todos estos meses contacto estrecho con la secretaria de la institución, mostrándole los pasos que se han ido dando en este hermanamiento entre la localidad zamorana y la ciudad india de Raiganj, separadas por más de 10.000 kilómetros.

Un momento de la reunión con el embajador de La India. | Cedida

Esa correspondencia se ha traducido, por ejemplo, en el envío de diferentes dosieres de las actividades que iban completando con este proyecto internacional, como la selección de dibujos que se realizó tras el encuentro literario que mantuvieron los alumnos con el autor José María Merino, quien les presentó su libro sobre leyendas indias, o los grabados inspirados en ese país que otro grupo de estudiantes realizó durante las clases de plástica y que, además, servirán para estampar camisetas que tienen pensado enviar a los compañeros del centro de Raiganj. “También le solicitábamos colaboración en cada correo”, reconoce Fernández.

Visita del IES Valverde de Lucerna a la embajada de La India en España. Cedida

Invitación oficial

La insistencia de la directora ha dado sus frutos y, finalmente, el embajador, quien se estrenó en el cargo a comienzos de este año, invitó a la comitiva zamorana a la embajada en Madrid. Así, lo que en principio iba a ser un encuentro virtual se convirtió en una reunión en la propia embajada donde, durante una hora, estuvieron reunidos con el máximo representante, quien escuchó el germen de este proyecto y se interesó por los avances que se habían logrado durante este primer año de puesta en marcha.

Una de las actividades pendientes ha sido el poder conectarse entre los alumnos, “pero ha sido imposible por dos razones: los estudiantes de La India, por el COVID, no retomarán sus clases hasta el próximo julio y, por otro lado, ellos no tienen medios para poder verse con nosotros”, detalla Fernández. A este respecto, la visita de los zamoranos ha promovido que el embajador se haya comprometido a hacer todo lo que esté en su mano para facilitar esa conectividad. La dirección del centro zamorano le ha facilitado los datos del centro indio para que la embajada se ponga se comunique con ellos en breve. Esos futuros encuentros virtuales servirán para que los compañeros indios comiencen a aprender algo de español, según las previsiones del IES Valverde de Lucerna.

Visita del IES Valverde de Lucerna a la embajada de La India en España. Cedida

Intercambio educativo y cultural

“Le expusimos también la posibilidad de mantener un intercambio educativo y cultural entre los dos centros, proponiéndole que un grupo de estudiantes pueda viajar el próximo curso a Puebla de Sanabria para disfrutar de una semana de inmersión cultural aquí. Además, pueden quedarse en nuestra residencia, lo que facilita la estancia”, propone la directora. Una invitación que, por supuesto, se extendió al propio embajador, quien aceptó en seguida “y más sabiendo que en tren puede llegar aquí desde Madrid en dos horas”, apunta.

Visita del IES Valverde de Lucerna a la embajada de La India en España. Cedida

Después de la reunión con el embajador, la comitiva siguió un tiempo más en las instalaciones y el grupo terminó decorando un mosaico como recuerdo de su visita, que se colgará en la pared donde hay otros adornados por personalidades de diferentes ámbitos que han pasado por la embajada. Como colofón, el grupo comió en el restaurante indio más antiguo de Madrid. “Como se enteraron de que veníamos de la embajada, nos trataron con mucho cariño”, agradece. Todavía asimilando toda esta aventura, la directora asegura que el proyecto continuará ahora “con mucha más fuerza”, vaticina.

Compartir el artículo

stats