El colegio de Gema del Vino ha sido el último de la provincia en unirse a la red de centros educativos sostenibles, una iniciativa de las consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Educación que tiene como objetivo implicar a toda la comunidad educativa en la sostenibilidad e identificar el intercambio de conocimiento entre los centros educativos y la extensión de las buenas prácticas al conjunto de la sociedad.

Este distintivo está pensado para colegios e institutos, públicos o privados, que cumplen una serie de requisitos como el desarrollo de un programa de educación ambiental y también de gestión ambiental o el asumir los compromisos de difusión de las memorias sobre sus actividades, en los términos recogidos por la norma.

La directora del colegio, Francisca Rozados, recibió de manos de los responsables provinciales de la Junta de Castilla y León y de la Consejería de Educación la placa que acredita el sello ambiental como Centro Educativo Sostenible.

La concesión de este premio tiene una validez de cuatro años, prorrogables a otros cuatro. Además de la placa, los niños del colegio podrán disfrutar de material de observación de aves y libros sobre el tema, entregado en el acto de reconocimiento. Material que también recibieron en el IES Alfonso IX, el IES Cardenal Pardo Tavera, el IES León Felipe y los CEIP de Fermoselle y Morales del Vino.