Cada 19 de octubre se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, el tumor más frecuente en las mujeres. Con motivo de esta fecha, LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA ofrecerá mañana un webinar con la participación de varias expertas, un evento online en el que colabora la Asociación Española Contra el Cáncer y que patrocinan el Ayuntamiento de Zamora, la Fundación Caja Rural y el Hospital Recoletas.

Carmen Álvarez es la concejala de Igualdad. Se define como una “feminista convencida” y una luchadora por la igualdad. En esta entrevista, explica por qué apoya la Concejalía esta jornada y las iniciativas en las que trabaja el Ayuntamiento, que actualmente está revisando y actualizando el Plan de Igualdad de la institución y preparando la programación en torno al Día Contra la Violencia de Género.

–¿Por qué apoya la Concejalía de Igualdad la jornada sobre el cáncer de mama?

–El cáncer de mama tiene una especial relevancia por la incidencia, sobre todo, en las mujeres, a las que afecta de una forma muy brutal físicamente y con un cambio psicológico que altera su vida en todos los ámbitos, en el familiar, en el laboral y en el social. Todos somos un poco responsables de las actitudes que ellas adquieran para afrontar la situación, así como de la calidad de vida que adoptan después de ser diagnosticadas. Depende en mucho de ellas, pero también del apoyo que le demos toda la sociedad y sus instituciones, no solo las sanitarias. Así, desde el Ayuntamiento de Zamora nos hacemos eco de la importancia de la prevención y del acceso a la información útil, práctica y con base científica, que creemos que es lo que se va a divulgar en esta jornada.

–¿Cree que este tipo de jornadas son necesarias?

–Sí, consideramos que estas actividades son necesarias y solidarias. Desde la Concejalía de Igualdad además reivindicamos en esta jornada el enfoque de género porque vivimos en una sociedad con roles y estereotipos muy marcados. Creemos que del cáncer de mama hay que hablar también desde la perspectiva de género porque reconocemos que el contexto cultural de la vida de una mujer influye en su salud. Las mujeres siempre pensamos primero en la salud de los que están alrededor de nosotros y en último lugar en la nuestra. Solo cuando ya no podemos más, acudimos al médico y nos cuidamos.

–¿Por qué animaría a los ciudadanos a seguir la jornada?

–Porque todos somos ayudantes de las personas que están enfermas. Toda la sociedad tiene que cuidarse a sí misma. Todos somos una tribu y todos dependemos de todos. Esto es un acto de responsabilidad social y de colaboración y ayuda con las mujeres enfermas de cáncer de mama. Hay que hacerlo por solidaridad, porque son actividades necesarias y que tenemos que apoyar.

–Una de las últimas iniciativas de la Concejalía es “Relanza Mujer”, ¿en qué consiste?

–Es un programa de formación dirigido a impulsar el desarrollo profesional y el emprendimiento de las mujeres en Zamora. Tiene un objetivo muy claro que es el abordaje de los obstáculos con los que se presenta la vida de una mujer en cuanto a la búsqueda de empleo, a la vuelta al emprendimiento después de haber abandonado un poco el mundo laboral o profesional por dedicarse a la familia y ocuparse de este rol que se ha empeñado la sociedad en darnos como cuidadoras y que no se asume corresponsablemente. En este sentido, queremos trabajar la conciliación laboral para mujeres con hijos, que les permita compatibilizar el trabajo con las responsabilidades personales y familiares. Queremos ayudarlas a que sean capaces de repartirse las tareas y la corresponsabilidad, que es algo que se necesita potenciar muchísimo y darse cuenta de que esto es un mundo de mujeres y hombres al 50% aproximadamente.

–¿En qué otros proyectos trabaja la Concejalía?

–Durante este año, la Concejalía ha realizado muchas campañas de sensibilización dirigidas a los ciudadanos sobre la violencia de género, otras preventivas como la de Carnaval o la que está en la calle en estos momentos a través de los tickets de los aparcamientos de la ORA contra el lenguaje no inclusivo. Se han desarrollado otras campañas destinadas a la formación y a la sensibilización en un entorno familiar, vecinal o escolar, y hemos hecho una exposición itinerante por los institutos de Educación Secundaria para los jóvenes, además de campañas con las ampas y con las asociaciones de vecinos. También hemos colaborado con el arranque del proyecto Viogén, de seguimiento contra los casos de violencia de género, y hemos realizado un programa muy interesante y muy completo en torno al 8 de marzo, Día de la Mujer, con actividades culturales y de colaboración con asociaciones de mujeres, organizaciones que realizan actuaciones con mujeres con discapacidad y con fundaciones que trabajan en el ámbito científico. Hemos intentado que todo aquel que se acerca a la Concejalía con ánimo de trabajar en nuestros objetivos se encuentre que el Ayuntamiento le apoya y le recibe.

–¿Se hicieron acciones especiales durante la época de confinamiento?

–Durante el confinamiento, mantuvimos un compromiso de apoyo y asistencia frente a la violencia de género y reforzamos la información con la campaña “Tu Ayuntamiento está contigo”, que está basada en vigilar, recordar, educar y alertar.

–Las campañas de la Concejalía se han caracterizado por ser impactantes, ¿cree que están teniendo efecto?

–Creo que esto es una tarea larga. Estoy convencida de que queda mucho por hacer, pero que lo intentamos y que avanzamos con estas campañas. Tengo ilusión y esperanza de que esto sea así y que todas estas campañas dirigidas a la educación, a la población en general y a todos los sectores de edad van a hacer que pongamos en valor la educación en igualdad, que es la mejor campaña para prevenir.

–¿Cree que es un proceso lento?

–Soy una persona que ha luchado siempre por la igualdad y soy feminista convencida. Después de toda una vida luchando, puedo decir que he conseguido muy poco, pero eso no me desanima. Esto es lento y ahora me doy cuenta de que hemos avanzado poquísimo, que en muchos campos incluso se está retrocediendo y que esta pandemia nos está volviendo atrás y a reconvertir a las mujeres otra vez en las cuidadoras. Queda muchísimo por hacer, pero lo intentaremos y avanzaremos con ilusión y esperanza por la igualdad, insistiendo y trabajando en el valor de educar en igualdad, que es la mejor campaña y además se hace desde la tribu. Todos podemos educar y en eso estamos.