La Comisión Europea (CE) presentó este lunes un plan de acción para los Balcanes Occidentales que pretende ayudar con la gestión de los flujos migratorios, que se han disparado en el último año a través de esa ruta.

En víspera de la celebración este martes en Tirana de la cumbre entre la Unión Europea y los Balcanes Occidentales, el vicepresidente comunitario Margaritis Schinas (conectado virtualmente desde Estocolmo) y la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, presentaron la iniciativa en rueda de prensa. "Son 20 acciones inmediatas que ponemos adoptar" y que "confiamos en que ayuden a rebajar las cifras" de llegadas de migrantes, dijo Schinas.

El número de migrantes que llegan a la Unión Europea (UE) a través de los Balcanes Occidentales se ha disparado este año hasta cifras no vistas desde la crisis de los refugiados de 2015.

Los países balcánicos, pero también centroeuropeos como Austria y República Checa, han reforzado los controles fronterizos para frenar la migración irregular, convertida ya en parte de la batalla política interna en la región.

El Plan de Acción sobre los Balcanes Occidentales identifica 20 medidas operativas estructuradas en cinco pilares, empezando por la necesidad de reforzar la gestión de fronteras a lo largo de las rutas y por la necesidad de contar con procedimientos de asilo rápidos y capacidad para acoger a los que llegan.

A esos efectos, Bruselas plantea seguir trabajando con los Balcanes Occidentales para desarrollar planes de contingencia y garantizar la preparación para la temporada de invierno. También apuesta por combatir las redes de tráfico de migrantes y mejorar la cooperación para la readmisión y los retornos.

En ese contexto, el plan anuncia un nuevo programa de devoluciones que será desarrollado en 2023 y que aumentará la cooperación y coordinación entre los Veintisiete, los Balcanes Occidentales y los países de origen de los migrantes.

Entre los principales puntos del plan destaca el objetivo de lograr una aproximación en la política de visados. "Para nosotros la alineación de los visados es un deber", dijo el vicepresidente comunitario Margaritis Schinas, que subrayó que "no es aceptable" que los países de los Balcanes Occidentales tengan acuerdos de libertad de visados con terceros países que están "explotando las lagunas para conseguir una entrada ilegal en la UE".

Por ello, Bruselas pide que aproximen su política de visados a la de la UE para evitar que ciudadanos de países terceros viajen sin visado a esa región y luego traten de entrar a la Unión. En los últimos meses ciudadanos de la India, Túnez o Burundi han ingresado a la UE a través de esta vía, según la Comisión.

La Comisión recuerda que la UE ya ha concluido acuerdos para mejorar la gestión migratoria con Albania, Montenegro, Serbia y Macedonia del Norte, lo que permite a Frontex desplegar el cuerpo permanente de la Guardia Costera y de Fronteras en operaciones conjuntas en la región.

A través del nuevo plan propuesto, que los ministros de Interior de la UE abordarán el próximo jueves en un Consejo, se reforzarán las operaciones y los despliegues conjuntos de Frontex y se negociarán rápidamente nuevos acuerdos.