El encarcelado líder opositor ruso Alexéi Navalni fue declarado este martes culpable de estafa en gran cuantía, delito por el que la fiscalía pide una condena de 13 años de prisión.

"Navalni cometió una estafa, es decir la apropiación de bienes ajenos mediante engaño y abuso de confianza", pronunció la jueza Margarita Kótova, citada por la agencia interfax, al leer el fallo condenatorio en una vista celebrada en la prisión donde cumple condena el opositor.

Así, el tribunal ha indicado que el opositor es responsable de cuatro casos de fraude a gran escala que le fueron imputados, al tiempo que ha dicho que se pronunciará posteriormente por las acusaciones por desacato que pesan contra él, según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax.

La Fiscalía rusa reclamó la semana pasada una pena de trece años de cárcel, que lleva aparejada una multa de 1,2 millones de rublos (9.500 euros al cambio actual), por la peligrosidad que le atribuye a Navalni, al que acusa de crear una trama fraudulenta en colaboración con su entorno y a través de sus principales organizaciones.

Navalni permanece detenido desde que regresó a Moscú en enero de 2021, después de recuperarse en Berlín de un grave envenenamiento sufrido unos meses antes. Entonces, la Justicia determinó que debía ingresar en prisión para cumplir una condena por fraude de dos años y medio dictada en 2014.

Asimismo, el opositor fue condenado en febrero de 2021 a pagar una multa de 850.000 rublos (unos 9.500 euros) por un caso de calumnias contra un veterano de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945) en un mensaje publicado en la red social Twitter en junio de 2020.

El objeto de las calumnias era el veterano del Ejército Rojo y guerrillero bielorruso Ignat Artemenko, de 94 años de edad, al que Navalni tildó de "lacayo corrupto" y de "traidor", si bien la multa no afecta a la pena impuesta contra él en 2014 y por la que actualmente se encuentra en prisión.