El partido liberal VVD, liderado en las urnas por Mark Rutte, ganó este miércoles las elecciones generales celebradas en Países Bajos, y obtendría 35 escaños de los 150 que tiene el Parlamento, dos más que ahora, según los sondeos a pie de urna, que no le dan la mayoría suficiente para gobernar en solitario.

En segundo lugar, quedó el partido progresista D66, liderado por la ministra de Cooperación Exterior, Sigrid Kaag, que arrasó en estos comicios con 8 escaños más de los que tenía el partido en la actualidad, ascendiendo su representación a 27 diputados, lo que supone un golpe en las urnas para la ultraderecha de Geert Wilders (PVV).

Si se confirman estos resultados de la agencia de investigación Ipsos, publicados por la televisión neerlandesa NOS, Países Bajos abrirá una fase de duras negociaciones para formar una coalición entre varios partidos.