La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha declarado que el brote de ébola que ha acabado con la vida de más de 900 personas en varios países de África occidental es "una emergencia de salud pública" que genera preocupación "a nivel internacional".

Los países que sufren del brote de ébola deben declarar una emergencia nacional y asegurarse de que las áreas donde hay una transmisión intensa del virus están aprovisionadas de todo lo necesario para que la población no tenga que trasladarse a otro lugar.

"En zonas de intensa transmisión, como las fronterizas de Sierra Leona, Guinea y Liberia, la atención clínica de calidad y un apoyo psicosocial para las poblaciones afectadas son esenciales para reducir el movimiento de la gente", según la recomendación emitida hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS considera que, como una medida suplementaria excepcional, se podrá también aplicar la cuarentena.

El último balance de la OMS, hecho público este miércoles, eleva a 932 el número de personas fallecidas por el brote de ébola en África occidental, con 45 muertes confirmadas sólo entre los días 2 y 4 de agosto. En este periodo, se han registrado 108 nuevos casos.

En una rueda de prensa en la sede del organismo en Ginebra, el Comité Internacional de Regulación Sanitaria de Emergencias ha concluido que el brote de ébola cumple "las condiciones" para ser catalogado como "una emergencia de salud pública a nivel internacional".

Además, según informa la OMS, el comité ha declarado que el brote de este virus constituye un "hecho extraordinario" y representa un "riesgo sanitario" claro para otros países, además de los que ya han registrado casos de contagio y de fallecidos por esta enfermedad infecciosa en África occidental.

En su comparecencia, Chan ha afirmado que el actual brote de ébola es el mayor registrado "en las últimas cuatro décadas". El Comité de Emergencia de la OMS ha dejado claro que las consecuencias de la expansión "internacional" de este brote son "particularmente graves".

A pesar de la gravedad del brote, el director general adjunto para Seguridad Sanitaria de la OMS, Keiji Fukuda, ha subrayado que la enfermedad "puede ser contenida" y no es una "dolencia misteriosa". "Se puede parar", ha asegurado.

En esta misma línea, el Comité de Emergencia de la OMS ha hecho hincapié en que es "esencial" detener y "revertir" la expansión internacional del ébola. Fukuda ha pedido a los países afectados por el brote que declaren la emergencia sanitaria a nivel nacional.

Ayuda urgente con los países afectados

La OMS pidió hoy a la comunidad internacional que ayude de manera urgente a los países afectados por el brote de ébola, que hoy fue declarada una emergencia pública sanitaria de preocupación internacional.

"Este es un claro llamamiento a la solidaridad internacional con los países afectados y que no tienen capacidad para enfrentar un brote de este tamaño y de esta complejidad por sí mismos", declaró la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Los países donde la transmisión de la enfermedad es sostenida son Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, mientras que también se evalúa con atención la evolución en Nigeria.

Cree innecesario prohibir viajes con países afectados

La Organización Mundial de la Salud considera en este momento innecesario prohibir los viajes o el comercio con los países de Africa occidental afectados por el brote de ébola.

"La OMS no recomienda la prohibición de viajes o comercio, a menos que se trate, de manera específica, de personas infectadas o que estuvieron en contacto (con un enfermo) y que no deben viajar", aclaró hoy el director general adjunto de la organización, Keiji Fukuda, en una rueda de prensa.