El Estado Islámico ha asegurado este jueves que se ha hecho con el control de 15 ciudades, una base militar y una presa en Irak desde el pasado fin de semana, cuando lanzó una ofensiva contra las fuerzas kurdas.

Además, los yihadistas han advertido, a través de un comunicado difundido por la red social Twitter, de que continuarán con la ofensiva en el norte del país.

Las autoridades kurdas, en cambio, sostienen que la presa, ubicada en la ciudad de Mosul, sigue bajo su control.

Durante la madrugada de este jueves, el Estado Islámico ha tomado Qaraqosh, después de que las fuerzas kurdas se retiraran. Desde entonces, miles de cristianos han emprendido la huida de esta y otras ciudades cercanas.

También ha capturado las ciudades de Majmur, Tilkaif y Al Kwair, en el norte de Irak, asegurando con ello sus posiciones en torno a la región autónoma de Kurdistán, de acuerdo con testigos citados por Reuters.

Los milicianos suníes han aumentado su control sobre el territorio iraquí tras enfrentarse a última hora del miércoles a las fuerzas kurdas en los alrededores de Erbil, la capital de dicha región autónoma.

Este avance del Estado Islámico llega después de que sus combatientes infligieran una humillante derrota a las fuerzas kurdas durante los combates del pasado fin de semana.