Al menos trece iraquíes murieron este miéroles por la explosión de seis coches bomba de forma simultánea en diferentes barrios de mayoría chií en Bagdad, informó a Efe una fuente policial.

Dos coches bomba explotaron en Ciudad Sadr, en el este de la capital, lo que causó la muerte de siete personas y heridas a dieciocho, además de la destrucción de vehículos y tiendas cercanas.

Otros dos coches bomba estallaron al mismo tiempo en el barrio de Ur, en el este de la ciudad, ocasionando cuatro fallecidos y trece heridos.

En el sur de Bagdad, un coche explotó en la zona de Al Nairiya, donde murió un civil y nueve resultaron heridos, mientras que en el área de Al Zafaraniya una bomba fue detonada en el interior del vehículo de un civil, lo que provocó la muerte de una persona y lesiones a otras tres.

A los atentados contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad se suma actualmente la ola de violencia como consecuencia de los combates entre las fuerzas gubernamentales y los grupos insurgentes, entre ellos el radical Estado Islámico (EI), en varias partes de Irak.

Al menos 1.737 iraquíes murieron y otros 1.978 resultaron heridos por actos de violencia y terrorismo en julio pasado en Irak, según datos de la misión de la ONU en este país, UNAMI.