Al menos quince palestinos han muerto y más de 20 han resultado heridos desde la pasada noche en una serie de ataques israelíes en la franja de Gaza, informaron fuentes médicas, que elevaron el número de muertos palestinos desde el 8 de julio a 1.737.

Ashraf Al Qidra, portavoz del Ministerio de Sanidad, dijo que el peor de los ataques se produjo en la ciudad de Rafah, en el sur de la franja, donde un cazabombardero israelí alcanzó una vivienda en la que murieron diez personas y otras diez sufrieron heridas de distinta consideración.

"Las ambulancias se llevaron a las víctimas mortales y a los heridos a un hospital cercano, mientras se busca a posibles supervivientes bajo los escombros del edificio", señaló el portavoz al destacar que varios edificios a su alrededor sufrieron también graves daños.

Los otros cinco palestinos murieron a primera hora de hoy en ataques en varias zonas de la franja, entre ellas el campo de refugiados de Nusseirat, cerca de Rafah.

Después de que las fuerzas israelíes se hayan retirado de los centros urbanos en el norte y este de la franja, el sur es el único lugar donde aún hay un fuerte presencia militar israelí.

Con las últimas víctimas, el número de muertos en Gaza desde que comenzó la operación "Margen protector" se ha elevado a 1.737 y los heridos a 9.080, según Al Qidra.