La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció este viernes que los gobiernos de los países afectados por la epidemia del ébola pueden verse obligados a imponer restricciones a la circulación de personas y a reuniones o eventos públicos.

Así lo señaló la directora general de la organización, Margaret Chan, quien precisó que tales decisiones dependerán de la situación epidemiológica en cada país.

Chan se encuentra en Guinea Conakry, donde ha lanzado, junto con cuatro presidentes africanos, un plan de respuesta internacional para detener la propagación de esta letal enfermedad, que ha causado 729 muertos desde que empezó el actual brote.